Pajarita

Alicatado a ambos lados del pórtico norte. Junto con el hueso o el avión es una de las baldosas que más han atraído la atención de los matemáticos. La construcción se inicia con el hexágono regular y las circuferencias que tienen centro en cada vértice y pasan por los dos vértices contiguos a él. Se llega a un triángulo de mayor tamaño en el que podemos sustituir sus lados por arcos curvos (sustituidos aquí por una línea poligonal) que entran y salen de él. El iterior de la pajarita se decora alternativamente por hexágonos regulares o estrellas de 6 puntas formadas por dos triángulos equiláteros.
El movimiento elegido en primer lugar es la rotación de 60º alrededor de un vértice para formar un hexágono curvo y después se rellena el plano con rotaciones de 120º alrededor de los vértices de ese hexágono